miércoles, 14 de octubre de 2009

BUEN MAESTRO

Estoy leyendo un libro de Carlos González Pérez, profesor de matemáticas en secundaria, que lleva por título: " 23 maestros de corazón" . Creo que no se puede dejar más claro cómo se puede conseguir el éxito con nuestro alumnado y por consiguiente el éxito educativo. Os dejo una de las reflexiones que hace el protagonista del libro.

..."-Don José Luis, ¿qué requisitos son necesarios para ser un buen maestro?- pregunta TT, con sincera curiosidad, y tal vez, con el grato recuerdo de algún profesor en su corazón.
- Desde mi ahora, veo cinco ingredientes fundamentales en mi receta del maestro integral:

En primer lugar, amarse a sí mismo. No se puede ayudar a otro incondicionalmente sin haber conquistado esta necesidad interior. Tenderíamos, sin ser conscientes de ello, a utilizar al otro para que hiciese la conquista por nosotros; el “victimismo” sería una tentación constante, y tarde o temprano, sentiríamos el mordisco de la decepción, al no poder darnos la otra persona lo que le demandamos.

Segundo: Amar a la vida sin reservas. ¿Cómo puedo preparar para la vida si no la quiero…? Sentirla como un misterio a desvelar, como una oportunidad para crear, como un camino hacia el corazón del otro, como un espejo de mi propia belleza interior…

Tercero: Amar también sin reservas a la persona que pretendemos enseñar.

Cuarto: Provocarla. Este paso es imprescindible si queremos ser matrona de los potenciales que encierra el educando – dice esto clavando su mirada en Verchia y sonriéndole.

Quinto: Es el ingrediente que permite integrar todo lo anterior, se llama confianza. Esta es la base de la amistad junto con el amor. Un verdadero maestro, es amigo, en su sentido más profundo, de su alumno. Algunos compañeros tienen pavor a emplear esta palabra en el contexto educativo. Para mí, si no se atraviesa este puente, habrá siempre una zanja que impedirá una educación radical, en el sentido bello de la palabra. Este pensamiento camina a la par con la idea de que no se puede enseñar, si a la vez, no se está aprendiendo; lo cual implica ver al educando también como educador, y por lo tanto, como un igual. La amistad puede tomar infinitas expresiones, siempre habrá algunas, que lejos de menoscabar la autoridad del profesor, la reafirme."

No hay comentarios:

CLASE: "Seño" Katy. C.E.I.P. StO. DOMINGO Y SAN MIGUEL. "Sólo el conocimiento que llega desde dentro es el verdadero conocimiento." SOCRATES

Dime y lo olvido,enséñame y lo recuerdo. INVOLÚCRAME y lo APRENDO. Benjamin Franklin